Hoy os quiero mostrar una herramienta muy popular en UK llamada “Quiet Critters”, para el control de ruido en el aula. Son pequeños pompones con ojos y pies de goma-eva.

En primer lugar, presentamos al alumnado los critters silenciosos y les decimos que se sienten muy solos, que  les encanta estar en el pupitre de los peques y que tienen un oído muy sensible.

Durante los momentos de trabajo autónomo dentro de clase, distribuiremos los critters  silenciosos entre el alumnado que realiza las actividades asignadas en silencio como forma de premiarles y de motivarles. Podrán tenerlos en su pupitre durante todo el día si siguen trabajando en silencio pero si hablan muy alto, al asustarse, volverán a la caja de los critters.

Os dejo la etiqueta para la caja de critters y unas fotografías que os ayudarán a conocer como crearlos: