¿Qué es el Kamishibai?

Kamishibai, en japonés, significa “teatro de papel”. Es una forma de contar cuentos muy popular en Japón. Suele estar dirigido a niñas y niños pequeños que van a disfrutar de él en grupo.

También es utilizado como recurso didáctico. Está formado por un conjunto de láminas que tiene un dibujo en una cara y texto en la otra. Su contenido, generalmente en forma narrativa, puede referirse a un cuento o a algún contenido de aprendizaje.

Como el texto está en la parte posterior de las láminas el kamishibai siempre necesita un presentador o intérprete que lea el texto mientras los espectadores contemplan los dibujos.

La lectura del kamishibai se realiza colocando las láminas en orden sobre un soporte, teatrillo de tres puertas que se llama “butai”, de cara al auditorio, y deslizando las láminas una tras otra mientras se lee el texto.

¿Cuál es el origen del Kamishibai?

Imaginad que nos encontramos en 1930, en una de las calles más populosas de Tokio. A lo lejos, vemos llegar a un hombre mayor en bicicleta. El hombre se baja de ella y hace sonar una campanita. Pronto empiezan a acercarse decenas de niños.

Es lógico, el hombre es un vendedor de golosinas. Pero, además, trae consigo un kamishibai. Saca un teatrillo de madera del tamaño de un maletín, por el que comienza a deslizar unas láminas con unos dibujos de trazos gruesos y sencillos. En su reverso está escrito un texto con rápidas descripciones y diálogos vivaces, que el hombre lee. Los niños escuchan y miran boquiabiertos, gritan aterrados, o ríen a pleno pulmón.

Éste es, pues, el origen del kamishibai: surgió en Japón, durante la crisis económica de finales de los años 20, como una fórmula para combatir el desempleo: el hombre de la bicicleta, tras el éxito de la representación, vendía con más facilidad sus golosinas entre los felices niños.

Tras unas décadas de declive, en los últimos años el kamishibai ha resurgido, esta vez ya como una actividad puramente lúdica y pedagógica, y lo ha hecho con tanta fuerza que su magia se ha extendido desde el país del Sol Naciente a otros continentes.

Ventajas del uso del Kamishibai en el aula:

-Ayuda a recuperar la tradición oral y facilita enormemente el contar cuentos a otras personas.

-Despierta la imaginación y la fantasía entre los oyentes.

-Fomenta el gusto por la lectura y la escritura.

-Permite el tratamiento de la interculturalidad de forma natural mediante el uso de cuentos de diferentes culturas. Con el kamishibai, además de conocer los distintos textos, disfrutarán de las imágenes que corresponden a las tradiciones de cada una de ellas.

-Facilita que los niños y niñas asuman el papel no sólo de oyentes, sino también de intérpretes y creadores.

-Fomenta el trabajo en grupo y la participación en actividades del centro y/o del entorno.

-Ayuda a estructurar y organizar los textos narrativos.

-Resulta muy adecuado en el tratamiento integrado de las distintas lenguas.

A continuación, os dejo las instrucciones para elaborar vuestro propio Butai de madera.