Hoy vamos a hablar de un recurso llamado “habladometro”, que utilizamos en Segundo B para darnos cuenta del tono de voz con el que hablamos en clase.

Dentro del aula, y en muchas ocasiones, los alumnos y alumnas hablan muy alto, elevan mucho la voz, y es inevitable que los docentes acabemos por explicar los contenidos a voces. Por ello, usamos el habladometro, como herramienta para controlar el volumen adecuado en función de la situación o actividad que estemos desarrollando en clase.

¿Cómo funciona el habladometro?

Lo primero es debemos hacer es colocar el habladometro en un lugar visible del aula y explicar al alumnado los cinco niveles de voz, poniéndoles ejemplos de situaciones en las que se usan. les decimos que, exceptuando en determinadas actividades, nunca se debe pasar del nivel 3.

Después, creamos pinzas con los nombres del alumnado del aula y elegimos un niño o niña responsable del habladometro, que se encargará de medir el nivel de ruido en el aula. La pinza servirá para mostrarles de manera más gráfica el nivel de voz con el que están hablando, o para marcar el volumen adecuado al momento en el que estemos. Si lo van consiguiendo se les puede premiar con un refuerzo positivo, además de valorar y agradecer lo agradable que es trabajar usando el volumen adecuado, que nos permite estar tranquilos en clase y más concentrados.

Podéis descargar el habladometro aquí: