Con esta actividad los niños entenderán el proceso de crecimiento y las partes que tiene una planta y además será una actividad motivadora ya que se sentirán responsables del cuidado de su propia planta.

¿Qué vamos a observar?

Con este experimento vas a poder observar la germinación de unas semillas y comprobarás la importancia del agua en este proceso. En el recipiente A, las semillas germinarán y, pasadas tres semanas obtendrás una planta parecida a la de la fotografía. En el recipiente B, las judías no germinarán, lo que quiere decir que el agua es necesaria para que se produzca la germinación.

¿Qué materiales vamos a necesitar?

  • Semillas, por ejemplo, judías.
  • Dos recipientes planos.
  • Algodón.
  • Agua.

¿Qué tenemos que hacer?

1. Pon un trozo de algodón en cada uno de los recipientes. Marca uno como recipiente A y el otro como recipiente B.

2. Coloca cuatro o cinco semillas en cada recipiente y añade agua solo en el marcado con A.

3. Deja los recipientes en un lugar cálido y aireado y procura que el recipiente A esté siempre húmedo.

4. Observa como han evolucionado las semillas durante tres semanas y anota los cambios que vayas notando en cada recipiente en tu cuaderno de clase.

Os dejo el documento imprimible para que lo podáis descargar y crear vuestro propio cuaderno de experimentos:

El resultado del experimento de germinación de semillas es el siguiente:

captura-de-pantalla-2016-10-28-a-las-23-00-31